Moriré (Prosa poética, breve)

Moriré (Prosa poética, breve)


Moriré en el iris donde yace alegoría que me encuentra tras milenios de búsqueda confusa, tras amatorias falaces entre clanes amistades por soez necesidad. Clamando aleluya en el quiebro segundo, en el impío que pierde, en el sincero descaminado por la vasta verdad que lo compone, por observar el color de la vida a las puertas de las sombras, sonreír tristezas y llorar vanaglorias…
Moriré en los lazos de seda que envuelven mi cuerpo en noche cercana, notando marea porosa, tersa, aroma esperanza vencida, sonido vida, beso tierno, pasión encendida que va consumiendo los temores, las iras; alimentando el beneplácito sincero de quien ama sin medida o medias verdades… Por eso, vida mía, moriré en el iris donde yace alegoría que me encuentra tras milenios de búsqueda confusa, tras segundos de dudas que insuflaron miedos cuando me acerqué a las ventanas de tu alma formando parte de tu existencia…
Ahora sólo resta tropezar con tu mirada en el manto que acecha antes de que las vivas vaguen a su mundo, enfríe mi corazón moribundo y apague mi vela… Moriré en el iris donde yace alegoría que me encuentra…
P.D. Soy consciente de que ricé el rizo en este escueto que ronda epílogo mortuorio, quizás debiera apuntar en mi agenda de pendientes regresarme al hilo práctico de la narración. Pero no puedo evitar volar de vez en cuando por laborioso y arduo expresivo que de seguro no alcanza a todo el mundo… ¿Qué puedo decir? La simplicidad siempre subyace en complicado pensamiento, supongo que es ejercicio del escriba simplificar lo del coleto en la pantalla, pero hay ocasiones en las que vence la voz interior, como en esta… No dejen de sonreír al menos una vez al día, no es un consejo, es una orden… Hasta ahora mismo, gente.
®Dadelhos Pérez (La ranura de la puerta) 2016
Puedes ponerte en contacto conmigo para cualquier petición mediante el formulario de contacto sito en el lateral de esta página. Te atenderé con la máxima brevedad. 


GRACIAS POR VISITARNOS.