Olvido, olvidado (micro/drama)


Llegó cuando el sol marcaba mediodía, como siempre, sacando de su bolsillo el viejo pañuelo a juego con su carrocería. Para extenderlo cual mantel de cena navideña, sentándose con la paciencia del impaciente convencido, que la adoptó tras experiencia que marca su piel cual tara falsa pues es medalla existencia.
Lectura grata y compañía perfecta en el pulmón de la ciudad verde esperanza, aunque en su bolsillo solo resta la espera. Por eso reza la vieja alabanza que comienza la historia repetida, soltando el “erase una vez” cual bautismo del arrimado al último sacramento, respirando vida, la poca, la más intensa pese a desposeer jovial energía. Pensamiento fijado en lo importante que muestra ignorancia, al son que musita la letra del libro anciano, las rimas del enamorado, los lloros de las pérdidas, la aceptación plena y…
El amor es trampa para el solitario, igual que la soledad es el infierno del enamorado.Sonara entre el viento.
Los motivos acucian provocando los momentos, o puede que estos últimos concedan los primeros. La cuestión es padecer unos y otros con indiferencia de su orden.Musitara abstraído.
¿Echarás algo en falta?
Aquí sólo me quedan soledades anegadas por recuerdos. Allá recuerdos que me recuerdan, mejor ser parte de la brisa que piedra olvidada.
¿Y si tras mi beso no existe nada?
Al menos está tu beso que es mucho más...
Dibujase sonrisa dominado por nervios típicos de adolescencia, cuando ella, la eterna de negro, la del luto y lloro, diosa del drama; acariciara sus taras con cariño besando mejilla, liberando alma, arrebatando vida.
El final lo alcanzó décadas atrás, víctima de la tediosa soledad combatida desde el recuerdo, con sus paseos en el parque, lectura en banco, olvido olvidado. Olvido funesto que contempla digno el abrazo gélido aun cariño dedicado, al sentir contacto ajeno pese a ser de la Parca.
La novela que leía todos los días desde el solitario banco, el diario de su amada que lo esperaba al otro lado del olvido, del olvido olvidado.
®Dadelhos Pérez (La ranura de la puerta) 2016
Visita nuestras nuevas salas de LA RANURA DE LA PUERTA

Puedes adquirir nuestro libro benéfico pinchando aquí. Toda la recaudación destinada a Cáritas diocesana Valencia. Gracias por visitarnos.