Hierro y sangre (Micro/medieval)

Hierro y sangre (Micro/medieval)

No hay marea que contenga calma, contradicción sin certeza. Querido Duque, todo parte de algo dirigiéndose a cualquier objetivo, incluso quedar estatuado amaga propósito, como seguro bien sabrá vuestra vuecencia.
¿Qué aconsejáis?
Los tiempos oscuros lo son antes de que la luz los conquisten, señor. Podemos jugar al juego del ratón y el gato lanzando medias verdades o mentiras completas. En parcas palabras, dirimiendo en años lo que cuesta minutos.
El mandatario, acuciado por el tormento que se cernía sobre el Ducado a manos de su propia sangre, mandó acercarse al sabio con simple gesto para que el resto de presentes no escuchara aquello que tenía que decir.
No puedo liquidar a mi propio hijo, condenaría mi alma, buen amigo.Le susurrara agobiado.
Dijo la palabra clave, señor (…) Liquidar (…) En el firmamento inmediato del destino de vuestras tierras, esa palabra se ha convertido en meta. Vuestro hijo no dudará cuando os tenga al alcance, obviando el pecado divino para conquistar el poder terrenal. Debéis tomar una decisión ante la traición ya consumada que toma forma en estos mismos momentos. Pronto dispondrá de ingente ejército para avanzar sin remordimientos.
Debe de existir otra forma, matar a mi único descendiente es pecado al que no estoy dispuesto. Decidme, ¿existe otro camino?
Si le cedéis el cetro acabara asesinándoos entre sombras, si os enfrentáis a él estáis obligado a eliminarlo a no ser que deseéis mostrar debilidad frente al resto de vuestros numerosos enemigos. Puede intentar aprehenderlo confinándolo en cualquier mazmorra del castigo (…) Pero mantenerlo con vida no disipa la esperanza de vuestros contrarios, el muchacho debe morir. Muerto el líder se acabó la amenaza.
Os cederé nutrido ejército para que marchéis en busca de los traidores. Si muerte ha de curar la vida de mi ducado, prefiero que seáis vos, el mejor consejero y maestro de mi insensato retoño.
Para que vuestro ejército me obedezca, necesitaré vuestro sello, señor.
No os preocupéis, dispondréis de él y de todos los hombres de mi guarnición. Ahora, buen amigo, ve y haz los preparativos. Sólo os pido que mi hijo no sufra, arrebatarle la vida rápido, sin torturas.
Así se hará, señor.
Se retiró acompañado por su estado mayor tras reverenciar pleitesía al poderoso Duque, para alcanzar las caballerizas donde le esperaban varios de sus soldados afines montados en poderosos corceles.
Cabalgad hacia la posta del sur.Ordenó impasible a sus súbditos.Y eliminad al hijo del duque sin torturas, al menos le daremos esa satisfacción al viejo. Pronto tendré todo el poder sobre el ejército del Ducado, decidle al Marqués que el destino es nuestro.
Así será, Milord.
® Dadelhos Pérez (La ranura de la puerta) 2016
Puedes visitar las salas de LA RANURA DE LA PUERTA
Ya puedes comprar nuestro libro benéfico pinchando AQUÍ. Toda la recaudación está destinada a Cáritas Diocesana de Valencia.
 Gracias por visitarnos.