Composición Literaria (Artículo)

Composición Literaria (Artículo)


Sin duda existen muchas fórmulas para elaborar cualquier argumento, desde la ortodoxa hasta la más ensoñada a pesar de ir a contracorriente. La trama principal nunca lo es pese a serlo, claramente dependiendo de la línea de trabajo que escojas, pero yo sigo apostando por hacer hincapié en la psicología de los personajes que a la postre son los que hacen posible la historia, sin tener en cuenta lo importante cual epicentro de la novela porque no lo es.
Las pequeñas cosas constituyen las más vastas, es ley, por tanto construir la psicología de éstos te ahorra kilómetros de frases enfrascadas en descripciones insulsas al ser efectuadas por el narrador, siempre y cuando éste no forme parte de la historia, aunque también es válido hacerlo de ese modo, vamos, ortodoxamente.
Prefiero jugar con la visión de mis protagonistas describiendo el escenario tantas veces como sea necesario bajo la mirada diferente de los diferentes que componen la historia. Es decir, lo que uno ve de color rosa el otro lo describe como rojo; evitando en todo momento la intervención neutra del narrador al dejar el argumento en manos de los componentes de la ficción, como la vida misma. Eso no quita que interceda de vez en cuando dando pinceladas necesarias con el fin de agilizar la lectura.
Contar una historia desde un único punto de vista se convierte en aburrida línea recta, puede que tu trama siga los quehaceres de un inspector de policía, por ejemplo, y te veas obligado a ir demasiado paralelo al argumento. Siempre tienes a tu disposición los diferentes actores que se cruzan con el protagonista para evitar cansar al lector, romper la estructura del escenario, acción, etc. Y jugar con las visiones particulares de los segundarios cambiando la narración de tercera persona a primera, las opciones son múltiples como seguro sabrás.
Lo primero es tener claro como construirás la narrativa de tu obra, es decir, cómo contarla. Existen tantas opciones como personas habitan el planeta pero me centraré en dos, la básica y la adictiva. Supongo que muchos sabréis de qué estoy hablando aunque para muestra un botón, a diferencia de terceros. Nuestra protagonista se llama Luisa, el escenario será un desván y la acción el hallazgo de una cómoda, ¿os parece bien? Pues adelante con el ejemplo…
“Rinde glorias amenizando recuerdos olvidados cuando ascendió la escalinata hasta la cara vieja de la abatible, parca fusta con capa de pintura moribunda y pomo latón, donde posó mano delicada para redescubrir las entrañas de sus primeras vivencias, sin abandonar convulsiones animadas en su alma entregada aquellos primeros años desde su presente otoño.
Tranco avanza por la alabanza culto donde imperan las viejas que albearon nuevas en su niñez, la mecedora enana que fuera gigante, el caballo balancín con el que recorrió distancias sin avanzar milímetro, los cuadros, el viejo armario desarmado… Y la pequeña cómoda que reinaba en la misma entrada alcoba de su abuela, ahora olvidada entre décadas de polvo y telarañas...” (Ten en cuenta que esta narrativa no es apta para todos los públicos, es decir, limita tus posibilidades de venta.)
Ahora entramos en la narración básica omitiendo estilos, neutra…
“No pudo evitar subir las escaleras y colarse en el viejo desván, aquel lugar que siempre la insufló cierto respeto por culpa de las historias terroríficas que le contaba su abuela y ahora sonaban cual inocencias alejadas de males, pues lo malo amaneció en la tragedia por la pérdida de sus seres queridos, de su antecesora.
Viera los muebles que poblaron las nobles de la casa, el balancín de sus niños juegos o la mecedora donde sentada se balanceaba escuchando las historias mencionadas… Hasta divisar la vieja cómoda.” (Es inevitable imponer cierto estilo pero camina dentro del amplio espectro de cara al gran público, eso sí, no goza de excesiva riqueza literaria, resultando sobria. Supongo que es el estilo que recomendaría pues escribir quinientas páginas con la narrativa anterior es un titánico esfuerzo con parca recompensa.)
Presumo que es suficiente como para comprender lo que intento trasmitiros…
Espero que os sirva y no ofusque pues sólo pretendo ayudar desde mis claras limitaciones. Contaros como procedo para componer mis creaciones. Pronto escribiré otro artículo al respecto contestando vuestros interrogantes del blog, prefiero hacerlo así, publicando, cuando vuestras cuestiones son idénticas, aunque ten claro que simplemente es mi línea de trabajo no la santa biblia.
®Dadelhos Pérez (La ranura de la puerta) 2016
Puedes ponerte en contacto conmigo para cualquier petición mediante el formulario de contacto sito en el lateral de esta página. Te atenderé con la máxima brevedad.

GRACIAS POR VISITARNOS.