Un momento (Micro/poético)

Un momento (Micro/poético)


Un momento puede convertirse en toda una vida, al menos en el motivo que guía sin argumento sólido que la mantenga. Un momento… Un chispazo que hiere yerba en plena canícula provocando reflejo sol en tierra…O una gota solitaria que desciende encabezando tormenta, un instante que pare universos y sus adversos invisibles, al caer los posibles que imposibilitan la centésima capaz de invadir los vigores hasta el ocaso carne, marea revuelta en el océano de mis pieles enfrentada a los cinceles que esculpen olas grotescas en la hoja porosa que muestra lamento… En ese otro parco momento que recuerda el verdadero…
Un momento que resta tras la suma convulsa que revoluciona la paz adquiriendo ansias en los lindes del deseo, pues recordarlo es anhelar pérdidas ignorando futuros, matando presentes… Un momento ofrece vida cual llama en vela que arrebata rabioso el soplo gélido de realidad idéntica… Un momento siembra guerras, muerte, silencios rotos y quebrados gritos que suenan en los adentros floreciendo en húmeda mirada, lágrima sacrificada que surca las mareas poros… Pues un momento, un momento puede abarcarlo todo…
Ensueño en lecho que martiriza mientras salpica el recuerdo cuan tortura, viendo lo que viera en las horas ciegas que marca destino confuso… Pues el momento que me tara es la marca del alma perdida que abandonó vida regalándose soledades… Encuentros furtivos e intimidades… Deseo adolescente en las carnes ancianas o candor experiencia en la ciega ciencia del enamorado, puesto anda marcado por el momento instante persiguiendo a su amante que no espera… Un momento, amor mío, sólo un momento…Condena…
(Aplausos entre vítores agasajaron al viejo poeta solitario tanto como dueño del tablado, que saludó al respetable con reverencia de rigor escapando entre bastidores)
― ¿Por qué has improvisado? Te pago para que interpretes un papel, maldito ególatra.
Sólo durante un momento, mi querido director… Sólo durante un momento…
P.D. Siempre se está a tiempo mientras reste parco momento, un segundo, un guiño, un recuerdo o un reencuentro… Todo cabe, todo florece y todo marchita en aras del insignificante momento efímero, eterno… Un claro mensaje, ¿verdad? ¿O necesitas un momento para hallar la alegoría?
®Dadelhos Pérez (La ranura de la puerta) 2016
Puedes ponerte en contacto conmigo para cualquier petición mediante el formulario de contacto sito en el lateral de esta página. Te atenderé con la máxima brevedad.

GRACIAS POR VISITARNOS.