Chas




―Las cosas vienen dadas a toro pasado resultando de chiste cualquier advertencia. Es muy cómodo calzarse el papel de psicólogo desde el trono consulta para redundar la evidencia con prospecto falaz que sólo le falta cual rúbrica un, ya te lo dije…
―Señor…
―…Es obvio que la sopa se enfría, hasta ahí podríamos llegar. El mal del comensal sibarita que espera plato con estilográfica y papel preparados para valorar el resultado. Eso sí, sin tener en cuenta el quehacer arduo del cocinero subyugado a presupuesto de risa por parte del propietario, que gastó lo que no está escrito en el pomposo escenario. Si no hay pollo, no importa, es lo de menos…
―Señor…
―…Ponle a la sopa gorrión que es más barato y que el metre lo venda como pollo entrenado, con dos carreras y virtuoso al piano. Cobrando la cacerolada a precio prohibitivo para que el comensal refinado suspenda el plato con crítica cuchillo, crucificando al cocinero y omitiendo el verdadero pecado. Usted actúa de la misma manera…
―Señor…
― ¡Qué! Para ser un afamado comecocos no para de interrumpir.
―Eso mismo trataba de decir, soy un simple limpiabotas, la consulta del psicólogo está más abajo. En el portal 23.
― ¡Diantres! Disculpe mi erro. Ya me parecía a mí que el aire acondicionado está algo subidito.
―Bueno, estamos en la calle. Está perdonado.
Agarró su bastón ojos tranqueando avenida abajo víctima de su ceguera, para alcanzar objetivo y sentarse decidido con alguna dificultad…
― ¿Qué tomará el señor?―Le preguntó el atento camarero.
―Las cosas vienen dadas a toro pasado…

P.D. El personaje del micro es invidente, pero su búsqueda de oreja comprensión es extrapolable a cualquiera. Muchos aceptamos e incluso adoramos la soledad al percibir únicamente sus ventajas, libertad verdadera, quedando ingente ristra de mortales que se desesperan intentando desterrarla. De todo hay en la existencia por existir.
Un micro que relata  tara desde la empatía y alejado de crítica, reproche u ideario.
Te deseo de lo bueno lo mejor con un hasta entonces, hasta ahora.
©Dadelhos Pérez (uno más del paraíso o averno, depende del día)