Ya te alcanzo...

Caminó con paso firme sin desviar atenciones hacia las puertas custodias de las delicias que fueron, tras colgar en la percha la chaqueta de los formalismos bajo nómina esclavitud, depositar las llaves en el cuenco porcelana sito sobre la tabla de la cocina. Desabrocharse la corbata elitista al son que aterrizó mano en el plateado pomo, abriendo despacio la abatible lacada en tonos mentira por las decrépitas verdades que custodiaba...
¿Eres tú, cielo?―Debilitada en lecho que fuera revenido a crueldades.― ¿Traes por fin la medicina?
Sí, cariño. Esta vez me acordé.
Habitación envejecida por el contagio de la hermosa tocada en gélido que consume, mostraba recuerdos existencia invadidos por declive. Allá en el tocador donde realzaba bellezas la moribunda que espera la certeza agonizando, todavía descansaba el envase medio lleno de perfume, maquillaje, sonrisa, beso nuca y abrazo cómplice en los años a color convertidos en invierno de grises que se apagan...
Llenó ambas tazas destino de licor esperanza, las mismas que prometieron prometerse cuando aterrizaron los resultados de la analítica. Mostrara ergo gesto cautivo por alegría forzada mientras ella soportaba tormentos, para verter del frasco pacificador únicamente sendas gotas...
¿Qué será de ti entre soledades?―Retórica musitara―Nunca supiste caminar solo.
Lo importante es tu deseo, amor. Duele ayudarte, soportaré mis cargas y viajaré hacia mis infiernos (…) lo único es liberarte del averno.
Mediodía marcaba en el tiempo de todos, en los suyos, penumbra; cuando besó la frente de la diva sentenciada, murmurara cariñoso sentires, cediera taza preñada de mieles tramposas para que ella sorbiera finales alcanzando libertad contrapuesta...
Triste acto presenció derramando lágrima en sus primeros segundos infernales, capturando la taza gemela que ofreciera misma ruta cuando probó dulzores tumbado al lado de la inerte...
Ya te alcanzo, vida... Ya te alcanzo...
P.D. La piedad...La fuerza del amor...Puede que apurara valentías ayudando a su amor en huida hacia delante, mostrando cobardía que lo precipitara a la controversia de acto adverso...Zambullendo su alma en el vasto océano de la santa parca para encontrarla...encontrarla de nuevo.
Me despido no sin antes desearte de lo bueno lo mejor con un hasta entonces, hasta ahora.
Ya está a la venta el último compendio de relatos y micros de La Ranura a precio de ganga 1€ (para el café) disponible en Kindle. Pincha sobre el enlace y comienza a leer.
© Dadelhos Pérez