Rompe odas


ROMPE ODAS (Jodiendo poemas)



No hay tiempos que marren, ni olas quietas. Es recodo entusiasta en segundo ganado mientras labran recuerdos divisando horizonte, ocaso. No existe más que aquello que fuera regurgitado con la ternura de revivirlo. Un soplo divino que alienta condena, puesto observar la serena iluminada por el reflejo luna, acuna alegrías occisas y me devuelven al cotidiano, regresando del marchado que me retorna a la espera...

Pace madrugada mientras la peinada por brisa noche espera, arena (...) paso diera, paso entregara; cuando los cuanto desbordan por los nulos que me quedan alcanzando indolencias enajenadas (…) al descubrirte ensoñado, al divisarte caminando por las brumas de mi mente mientras me rescata un zumbido intermitente y pesado, insistente y agudo, aciago y perverso (…) que de repente (…) jode el verso...

Antonio, el despertador.

Lo sé, cariño, lo sé (…) No hay tiempos que marren, no. No los hay.

© Dadelhos Pérez