jueves, 1 de septiembre de 2016

Ensalada de colibrí al chichón (Humor)

Ensalada de colibrí al chichón (Humor)


Bienvenidos a la clase orientadora que tienta sabidurías entre fogones, los cuales, que no pascuales, hay que tener apagados hasta el momento delicado de cocción. (Momento tétrico para el colibrí)
Hoy una ensalada diferente que agrada si entra bien por la vista, sino, asesino el albur del cliente soltando jerga camarera que deja en fuera de juego al quejica... Agarren aire, pónganse delantal o bata (…) Sábanas no valen y ropa íntima picante tampoco (…) y tomen nota de la siguiente receta de experto experimentado en el guiso refinado de aves pocas chichas como es el colibrí...
Avizoren con humos airados que cohíban al diminuto animal mientras caminan hacia la jaula, eso sí, nada de llevar armas que el bicho pueda detectar por no complicar el primer paso. Tengan en cuenta que una envestida del pajarraco suele ser inerte siempre y cuando no acierte en la cuenca del ojo. Pueden recurrir al canto explayado o el silbido desviando mirada, el animal pensará que andan buscando especias y no especies. Una vez alcanzada la enrejada, con sutileza, abrir la abatible prometiendo cielos sin dejar de sonreír, puede que trague.
Agarren al pajarraco, inmovilicen sus poderosas alas con las manos antes de propinarle un solero directo aturdidor. Entonces, y sólo entonces; lancen al colibrí con todas sus fuerzas contra el suelo, sin piedad. Subir sobre la tabla lanzándose en plancha hacia el enemigo lo más raudo que puedan, cabe la posibilidad que arranque vuelo aun mareado. Si fuera el caso, tranquilidad sin amainar la mala sangre para que el pajarraco siga bajo el influjo acojone, la sartén (o cualquier otra cacerola)
... Atiendan...
En el supuesto que intente escapar en vuelo raso, rápidamente ármense con la sartén adoptando postura de tenista (Miguel Ángel Nadal, por ejemplo) colóquense entre el rival y la puerta arreando sartenazo desmesurado al listo alado. Con toda probabilidad no soportará la carga hierro falleciendo en el acto... De no ser así tal vez no sea un colibrí, puede que se trate de un canario o una cotorra argentina, animales de porte más atlético... En estos casos recomiendo directamente usar la escopeta.
Sírvase con lecho lechuguero, rodajas de tomate para disimular el estropicio, aros de cebolla y ajo picado por encima y ya está... Deliciosa ensalada de colibrí al chichón (los que lleva el difunto) un plato que cuida la línea, al menos la del cocinero... No veas el esfuerzo cuando llevas cinco platos, sudores regadera y alguna herida en el ojo, algunos pajarracos saben defenderse.... Hasta la semana que viene donde aprenderemos a cocinar una delicatesen... Rabo de buey con aleta de tiburón salseada al extracto de orangután, sólo apto para los más avanzados, una batalla épica. Aquí, en tu espacio culinario de cada semana.
Jefe, el bicho aún se mueve.
Pues dale viaje con la sartén... Ay, esta juventud. ¿Qué harás cuando nos traigan al buey y compañía?

® (Mil perdones por la broma, sin rencores eing?) Dadelhos Pérez