Escritor vs. Profesional (artículo)

Escritor vs. Profesional (artículo)


Mucho he leído al respecto entorno al noble arte de escribir, siempre asociado a la profesionalidad al menos en las concurridas redes sociales. Cuando la realidad es bien distinta por gracia o su adversa.
Impera en el universo literario la inmediatez más allá de cualquier composición con más o menos calibre, calidad, puesto que ser profesional del ramo no se reduce a puntual genialidad, ojalá fuera el cuenco tan accesible.
Existe la auto-publicación que da oportunidad al eventual, también los post que cualquiera puede colgar en los diferentes muros de las diferentes selvas cual número de la lotería. Pero el sumun de la cuestión para dedicarse al anhelado por parte de muchos y muchas, pasa por matices que se alejan del ideal que puedan tener al respeto.
El camino idóneo:
Para escribir profesionalmente tienes que ser capaz de hacerlo sobre cualquier cosa olvidando la sagrada primera división, donde juegan las grandes figuras amparadas por los mejores clubs. Aceptar comandas de editoriales cual negro, pariendo desde novelas históricas hasta ensayos, cualquier cosa que dé moneda para seguir pululando por el densificado universo de la letra. Sin olvidar tus composiciones, claro está.  Este sería el camino más apropiado, sin duda, que va ligado a conseguir agente literario, pues las editoriales no abren sus puertas de par en par, necesitas la mediación de un profesional. Es la clave, con agente literario el camino deja de ser pendiente abrupta no exenta de dificultades. Por supuesto.
Alternativas:
La mejor manera siempre resulta la más sacrificada a pesar de las herramientas que ponen las diferentes plataformas serias (Amazon, etc.) que buscan sus cuartos cubriendo tus necesidades, es factible y funciona. Aunque te aconsejo que accedas a plataformas serias, lo repito, serias. Esas que no solo ofrecen un rincón oscuro en tienda interactiva con la neta intención de promocionar sus textos, que las hay en demasía proponiendo bajo el disfraz de oferta literaria la vieja treta para darse bombo y conseguir más ventas de su “obra”, que siempre figura en primera plana de la web y a todo color, mientras tu esfuerzo queda relegado al cuarto oscuro. Para que encima tengas que ir promocionando la página aficionada del aficionado listillo.
Un paso de gigante:
Todos y todas buscan editorial cuando el primer e ineludible paso es encontrar agente literario, ese personaje que parece diluido tras la efervescencia de la auto-publicación. Son sin duda una herramienta esencial para lograr llegar algún sitio sin fantasías o ficciones. Ellos tienen la llave al mediar con las editoriales (serias y profesionales) aunque debes escoger con sumo tacto, puesto que cada agente literario maniobra en diferente género. Encontrarás una lista de agentes literarios accediendo a la página, aquí, también te aconsejo que leas los artículos para saber cómo has de proceder. Ten en cuenta que un agente literario no cobra de primeras, así que rehúye de todo aquel que te pida moneda de entrada. Ellos ganan porcentajes tras negociar con éxito con las diferentes editoriales. (Hay mucho lobo suelto, ojito.)
La auto-publicación:
Si prefieres ir por tu cuenta y riesgo lo primero es olvidarte de cualquier editorial, hablo dentro de la auto-publicación, pues te interesan las distribuidoras sin ninguna duda. Amazon es la opción más internacional ofertando incluso herramientas de promoción no gratuitas que funcionan. Existiendo otras tantas distribuidoras que colocando tu obra en las estanterías de infinidad de ferias del libro en todo el mundo, eso sí, tienes que publicar en formato papel. Como por ejemplo Lulu.com que ofrece este servicio gratuito, pero hay cientos más.
Lo que no aconsejo:
Siento desalentar aquellos/as que buscan la luz participando en diferentes concursos literarios, los más importantes están amañados y los débiles suelen pedir mil derechos por vaga cuantía para publicar endeble tirada de la obra reservándose el derecho de explotación durante años, toda una tragedia para el autor. No todos los concursos obran igual, pero por desgracia la mayoría sólo pretende conseguir direcciones de correo electrónico, en definitiva, bombardear para que compres o te inscribas a sus revistas. Pequeñas estafas dependiendo del punto de vista. Es una senda que no recomiendo, más bien todo lo contrario. Aunque eres libre de acceder a estas pantomimas encomendándote a la providencia para acertar de entre los cientos con el noble. Yo prefiero jugar a la primitiva.
En resumen:
En definitiva, sal de las redes sociales y echa un vistazo a las distribuidoras leyendo atentamente lo que ofertan, si imponen derechos de explotación bajo regalías de venta por unidad y durante cuánto tiempo, etc. Al coexistir infinidad de editoriales pequeñas tras supuestas distribuidoras… Las distribuidoras no hacen más que pactar un porcentaje y poner a la venta tu obra en todas las tiendas interactivas o físicas de peso, nada de derechos de explotación etc. Las regalías son íntegras para el autor descontando un tanto % dependiendo de los mercados a los que desees acceder al tratar en exclusiva la distribución de la obra. Examina bien este punto, las distribuidoras son oxígeno para los escritores independientes. La llave que hace posible que seas profesional. Quedando la tediosa labor de confeccionar tu sitio Web, esa otra promoción fuera de las distribuidoras y editoriales (capítulo pendiente, ya te explicaré cómo hacerlo gratis)
Ten en cuenta que muchos ofertan patrañas pues estos servicios los puedes conseguir gratuitamente igual que “ellos” los consiguieron para luego comercializar ilícitamente, sin conocimiento de las diferentes redes.
Evita a los listillos que vagan famélicos por las redes sociales prometiendo el oro y el moro, recuerda que si una editorial seria desea hacerte una oferta literaria, inexorablemente te citará en sus oficinas, siempre ha sido y será así. Y procura conseguir un agente literario para que se ocupe de las negociaciones mientras tu laboreas escribiendo, tu profesión. De hacerlo pondrás los dos pies dentro del cesto.
Bueno, soy consciente de que no ahondé en demasía, pero creo que dejé atisbos para aquellos que desconozcan el complicado mundo de las letras. Espero haber despejado alguna duda al mismo tiempo que mermado a cualquier estafador listillo. Y no me despido sin antes citar el circuito cerrado, fuera de los números de las grandes editoriales, que componen infinidad de escritores/as independientes y miles de lectores. El auténtico camino para ver moneda a final de mes. Pero eso es otra que queda pendiente para mi próximo artículo, creo que por hoy ya te di bastante la lata.

®Dadelhos Pérez (La ranura de la puerta) 2016
Puedes ponerte en contacto conmigo para cualquier petición mediante el formulario de contacto sito en el lateral de esta página. Te atenderé con la máxima brevedad.

GRACIAS POR VISITARNOS.