Momento imaginativo (Micro/alegoría)

Momento imaginativo (Micro/alegoría)


Puedo alcanzar cielos desde vacíos estirando mano, rozando dedos en la piel del ensueño sin cerrar las ventanas del alma, sentado en cualquier espacio que tercie… Pues para soñar no necesito más que menos, simple aliento alma, introspección liberada al espacio del afuera mientras ruge la existencia entre la barahúnda cotidiana empeñada en sustentos bajo las reglas impuestas del impuesto jungla… No necesito más que respirar profundo llenando pulmones de lo mismo de siempre con otras ganas, desechando esperanzas pues la espera no conlleva más que al camino parado por donde no existe tranco que lo surque… Y sentado en la cúspide olvidada, en el rincón de los tranquilos, con los bolsillos repletos de años, la mente atiborrada de experiencia, la mirada truncada por la consciencia del desencanto con desaliento aun parco, dejo que las musas canten ópera magna entre los instrumentos nada acompasados de mi ciudad madre para rezar entre dientes…
“…Aroma invade aflorando sentires que vagan, camino del que paso detiene en las rutas del recordado, momento dado que regala vividos que fueran, otorgando consciencia en presentes que son, al compás mezclado con gota escueta de melancolía primera y alegría contenida que me invade… Son lo que fueron constituyendo el momento cercano pese a estar alejado de la cumbre iluminada, nunca gritos lamentos atrapados en depresiones, más bien álgidos vitamínicos capaces de conceder juventud en la quietud otoñal de mis carnes que fueron tuyas, cuando del pensamiento fluye el sentimiento que entrecomilla mis labios y enciende mirada, puede que no sea nada o puede que lo sea todo en este momento soledad acompañado por la imparable que ruge cotidiana en la ciudad de mis amores. Cuando recuerdo los sabores desterrando opuestos en la mañana gélida tras conquistar banco piedra en el parque de siempre. Un clamo silencioso, un deseo concedido y consumido, un vistazo al pasado, al presente, al futuro… Un instante lúcido que me conduce al blanco esgrimiendo lápiz barato para componer letras soles…Universos…”
P.D. Un simple minuto en escenario rutinario y acompañado por la soledad aliada, puede ser suficiente para recorrer todo el universo conocido y parte del otro. Pues nuestra creatividad es capaz de todo lo lógico, y el resto; bueno, el resto se alcanza con el tiempo, lo que nos cuesta imaginar lo imposible para convertirlo en perspectiva mínima que queda en las blancas hojas de la libreta inspiración… La imaginación es el alma real de la creatividad pese a pulular en demasiadas ocasiones por los improbable. Supongo que es su naturaleza, surcar océanos cielos para encontrar novedad que refleja la realidad que nos circunda.    
®Dadelhos Pérez (La ranura de la puerta) 2016
Puedes ponerte en contacto conmigo para cualquier petición mediante el formulario de contacto sito en el lateral de esta página. Te atenderé con la máxima brevedad.

GRACIAS POR VISITARNOS.